Begoña, nota a sí misma, cuatro

Leí por ahí de nuevo esa tontería que cuenta que Eva se rió a carcajadas cuando vió por primera vez desnudo a Adán. Que de ahí nos impusieron ponernos a todas ropa: aterrorizados ellos de verse tan ridículos. ¿Será verdad que los hombres se miran disimulados la polla cada vez que mean juntos en los baños públicos? Debí habérselo preguntado a Enrique. ¿Qué coño estaría pensando ese mocoso de mierda que se atrevió a hablarme de picos? ¿Estamos en ésas de nuevo ahora?

© 2018 - 2020, Román Soto Feliú.
All rights reserved.
Puedes leer el texto y compartirlo con tus amigos o amigas, proporcionándoles un enlace a esta página; no puedes reproducirlo o cambiarlo de ninguna manera ni usarlo con fines comerciales.